fbpx

| Artículos

Dieta y Actividad Física en la Embarazada

Redactado por: Dra. Isabel Lloyd

Una alimentación equilibrada proporciona los nutrientes adecuados para favorecer el crecimiento y desarrollo de la niña o el niño, la calidad de la placenta, mantener el nivel de energía a lo largo del embarazo, parto y post-parto, prevenir anemias y activar la producción de la leche. No se trata de diseñar una dieta especial para el embarazo, sino conocer la diversidad de propiedades de los alimentos y así mejorar la calidad y variedad de las comidas.

Los consejos nutricionales para la mujer embarazada han variado con el tiempo. Anteriormente, las mujeres eran estimuladas a tener modestos incrementos de peso durante la gestación y a consumir dietas hipocalóricas. En otros momentos, fueron incentivadas a “comer por dos”, lo que contribuyó a ganancias de peso excesivas, con mayor patología materna y fetal. Hoy se comprende mejor las necesidades nutricionales durante el embarazo y el rol de los diferentes nutrientes específicos en esta etapa de la vida.

La planificación de la alimentación está en relación con el estado nutricional de la madre, un peso óptimo antes de la concepción es lo deseable. En las gestantes que comienzan con un peso adecuado, en las pacientes sobrepeso y en las obesas en la actualidad no se orienta ningún tipo de restricción energética para reducir el peso en el curso del embarazo, en cambio se le educa para lograr modificaciones hacia un estilo de vida saludable. Si la embarazada está desnutrida o bajo peso se le indica una mayor adición de energía y nutrientes que le permita mejorar su estado nutricional, con el propósito de que pueda alcanzar un peso adecuado durante el seguimiento y garantice el éxito de la gestación.

Durante la gestación y la lactancia se produce un aumento de las necesidades nutricionales para cubrir, además de los eventos que involucran al niño o niña los cambios que experimentan la estructura y el metabolismo de la mujer en esta etapa. Por lo tanto, la dieta de la embarazada debe contener la energía suficiente para asegurar también el buen estado nutricional de la madre después del parto. Se deben seguir pautas nutricionales de forma individual, que consideren las necesidades específicas de cada mujer, adolescente o adulta.

Los alimentos deben consumirse en una frecuencia de seis veces al día, con la siguiente distribución de la energía total: 

Desayuno 20%
Merienda 10%
Almuerzo 30%
Merienda 10%
Comida 20%
Merienda 10%

 

Dra. Isabel Lloyd

Dra. Isabel Lloyd

Ginecología y Obstetricia

Contenido auspiciado por:

Contenido auspiciado por:

En Aguas Cristalinas buscamos satisfacer la sed de nuestros consumidores y brindarles una experiencia positiva al proporcionarles su bebida preferida con cada una de nuestras marcas y productos de excepcional calidad,  con el compromiso de ofrecer hidratación 100% certificada.

Certificados por la NSF «National Sanitation Foundation» de los Estados Unidos, también contamos con la certificación de Labwa «Latinoamerican Bottled Water Asociation», manteniendo altos estándares de calidad por 36 años .

Abrir chat