fbpx

| Noticias

El cáncer ginecológico puede confundirse con otras enfermedades: Conoce sus síntomas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el cáncer que afecta a los órganos sexuales representa el 19% de los diagnósticos de cáncer anuales, en el mundo. La realidad en Panamá es similar. El cáncer de cuello uterino y de endometrio, junto al de mama, entre otros, ocupan las primeras posiciones de los tipos de cáncer que más afectan a la mujer panameña.

 Lastimosamente, se trata de cánceres que pueden tardar en ser detectados, porque sus síntomas pueden ser fácilmente confundidos con otras condiciones menos complejas y peligrosas. Por ello, es importante conocerlo y poder identificar síntomas que nos hagan sospechar y acudir por atención médica. Si bien la prevención es clave, mientras más temprano se diagnostique el cáncer, menos dañino y más efectivo resultará el tratamiento, con un impacto en las posibilidades de curación o sobrevida de la paciente.

Dra. Bleixen Admade

Ginecologia Oncologica

El cáncer ginecológico agrupa o engloba todos los tipos de cáncer que pueden afectar el cuello del útero, los ovarios, la vagina, la vulva y el endometrio. Te comparto a continuación una guía, con los principales síntomas de cada uno, a los fines de ayudar a detectar esos cambios más temprano y fácilmente.

Cáncer de cuello de útero

Es el segundo tipo de cáncer más común entre las mujeres en Panamá (el primero es el cáncer de mama), y una importante causa de muerte por cáncer. En la gran mayoría de los casos, el tumor es causado por el virus del papiloma humano, que se transmite mediante las relaciones sexuales. Antes de hablar de los síntomas, te recuerdo que, para evitar la enfermedad, además de vacunarse contra el virus, se debe tener relaciones con protección.

 Los síntomas más frecuentes incluyen flujo con olor fuerte y diferente coloración, sangramiento vaginal (fuera del período menstrual) y dolores durante las relaciones sexuales. En los casos más graves, se pierde mucho peso de forma repentina, y se experimenta falta de aire.

Cáncer de ovario

Es menos frecuente y más difícil de ser diagnosticado, dado que en su fase inicial no presenta síntomas específicos. En el 75% de los casos, los tumores malignos del ovario se manifiestan cuando han llegado a un estado más avanzado.

Entre sus síntomas más característicos están: aumento del volumen abdominal, constipación o diarrea, dolor difícil de localizar, y masa abdominal palpable. Hacerse exámenes ginecológicos de rutina puede ayudar a diagnosticar el cáncer antes de que se vuelva peligroso. Cuando se lo diagnostica, los médicos indican una cirugía para determinar el estado del cáncer y cuál será la mejor estrategia para tratarlo.

Cáncer de endometrio

La aparición de este tipo de cáncer es relativamente frecuente: se recomienda a las mujeres estar atentas al sangrado después de la menopausia para descartar la sospecha de padecerlo.

El principal síntoma que presenta este tipo de cáncer es el sangrado uterino anormal, especialmente después de la menopausia. Si el diagnóstico observa una alteración en el endometrio, se debe realizar una biopsia para llegar a un diagnóstico certero.

Terapia de reemplazo de estrógeno sin el uso de progesterona, antecedentes de pólipos endometriales, periodos menstruales poco frecuentes, no haber estado nunca embarazada, la obesidad, la diabetes, el síndrome del ovario poliquístico (SOP) y el inicio de la menstruación a temprana edad (antes de los 12 años) pueden ser causales de cáncer de endometrio.

Cáncer de vagina

Este tipo de cáncer sí es menos frecuente, representando apenas el 1% de los diagnósticos de cáncer ginecológico. Entre los síntomas se encuentran flujo con mal olor, sangrado fuera del período menstrual, dolor al tener relaciones sexuales, sangrado después del contacto íntimo y ardor al orinar, síntomas también comunes en otras condiciones menos dañinas, como las infecciones vaginales.

El parecido de las características de este tipo de cáncer con problemas menos graves es uno de los factores que dificultan su diagnóstico. El tratamiento para el cáncer de vagina varía de acuerdo con cada paciente, indicándose métodos quirúrgicos o radioterapia para tratar de curarlo.

Cáncer de vulva

Este cáncer afecta al órgano genital externo de la mujer, que rodea la salida del canal urinario y la vagina. Es más común luego de la menopausia, aunque puede aparecer también en mujeres más jóvenes.

Entre los síntomas de este cáncer están la aparición de manchas o heridas que no cicatrizan, que no desaparecen y que van aumentando con el tiempo en la región. Esto debe ser un motivo de consulta.  El tratamiento suele ser una cirugía, que consiste en la remoción del tumor, dado que se encuentra en un órgano externo.

Abrir chat